Bueno, aquí intentaré contarles de qué se trata todo esto.

Me llamo Carolina, tengo más años de los que quisiera tener, y soy profe de inglés. Siempre me gustó dibujar (siempre siempre), desde enana. Creo que aprendí a hacer mis primeras “figuras humanas” con el Condorito, así es que mis primeras monas eran algo bien lejano a los Capachos,eran más bien súper voluptuosas; a lo Yayita.

Cuando fui ya al colegio, seguí dibujando. Cuando estaba en básica (2do básico) quería ser “diseñadora de esquelas” (seguramente porque en esa época eran la cumbia). Y todavía quiero serlo jaja.

En la E. Media me acuerdo que salió la famosa Sailor Moon, y típico ahí dibujando monos de ojos gigantes y patas kilométricas. Fue medio difícil ser tan “cuática” como mis compañeros decían. Ser lo que AHORA se conoce como “Otaku” en una época en que no existía (o aún no se usaba como ahora) el internet. Así es que en esos tiempos era simplemente “ridícula”. jaja A secas.

Y bueno, la ridiculez me siguió hasta la U, en donde seguí dibujando en las orillas o partes de atrás de mis cuadernos. Ahí hacía unas historietas que contaban mis “aventuras” junto a mi mejor amiga. Era entrete. Dibujé una mona de patas cortitas, sin cuello, cabezona que hacía caras raras. Ahí estaba yo en doodle. Creo que con el tiempo, después de años sin dibujar por el tema de ser profe y no tener tiempo ni para ir al baño, esa monita fue quedando medio olvidada. Por ahí por el 2011 estaba tan agobiada con el trabajo que me acuerdo haber ido a la fotocopiadora del colegio donde trabajaba y comprar un cuaderno de croquis. Me preguntaron “para algún alumno, miss?”, y yo:  “no, para mi.” ajajaja “NECESITO DIBUJAR”. Así es que ya saben, colegas, ex jefe, ud también fue dibujado. xd

Dibujar me ayuda a pasar el stress y las preocupaciones. Así es que esa monita apareció nuevamente, fue mutando hasta quedar convertida en lo que ahora dibujo.

Mi marido me convenció de subirlos a una página más formal, y con esto de la tecnología y LA INTERNET, empecé a subirlos.

Me inspiraba mucho la ilustración infantil – todavía- por lo que miraba horas y horas a mis ilustradoras favoritas. Pero también descubrí a Frannerd, Gemma Correll, entre otros. Me gustaban las tiendas de cosas para niños como “Pajarito de Mimbre”, y buscando un nombre Chilensis, tierno, infantil, e inspirado por un juego tonto con mi papá, llegué a “Capachitos de Colores”.

He intentado encontrar una demarcación, un título para poder ponerle a lo que hago, pero es muy difícil porque me gusta tanto el humor gráfico, la ilustración infantil, la acuarela en sí, la ilustración de cosas en la naturaleza, el diseño de artículos de papelería, que al final nunca llego a un título. Me gusta todo esto! Y al fin y al cabo, quién dijo que había que ponerle un título? Por qué no puede gustarme hacer todo esto? 🙂

Aprovecho de agradecerles a todos los que siguen la página en Facebook, Instagram, Twitter, me compran cosas, me mandan regalos, mensajes, etc. De verdad, hacen que sienta que todo esto tiene sentido, y que los Capachitos lograron su objetivo, ser queridos.

 

Caro.